Sanación y empoderamiento femenino

Para muchas culturas, las artes amorosas eran una manera de rejuvenecer y obtener longevidad. El concepto de “inmortalidad” es muy importante y por eso, las prácticas que cultivan la longevidad tienen un rol protagónico historicamente. Las mujeres nacidas en el linaje taoísta -el sistema filosófico y religión que tuvo su origen en China en las ideas del filósofo Laozi que se caracteriza por creer que existe una solidaridad absoluta entre el hombre y la naturaleza, puesto que ambos concuerdan perfectamente y tienen un sustrato común- como magas, monjas y sacerdotisas taoístas, ademas de emperatrices y concubinas de los emperadores chinos, realizaban prácticas impartidas por Mantak Chia, específicamente usaban los huevos Yoni para cuidar, rejuvenecer y mantener los órganos reproductivos fuertes y flexibles, con el tono adecuado, además de trabajar el autoerotismo y empoderamiento femenino.

Los ejercicios con los huevos de Yoni tienen repercusiones en todos los niveles del Ser: en los planos físico, mental, emocional y energético, y traen muchos beneficios:

  • Tonificar el útero.
  • Despertar las corrientes energéticas del útero.
  • Tomar conciencia de la anatomía de tu vagina conectando con los anillos involucrados en su estructura.
  • Despertar, tonificar y/o relajar los anillos musculares vaginales.
  • Reprogramar la memoria celular en el Yoni y crear nuevas redes neuronales más amorosas y flexibles.
  • Tomar conciencia que el suelo pélvico forma parte de tu diafragma respiratorio.
  • Estimular las glándulas de Bartolino, aumentando naturalmente tu capacidad de lubricación.
  • Sanar y/o mejorar resequedad vaginal.
  • Recuperación postparto.
  • Aprender a relajar el suelo pélvico.
  • Mejorar y sanar vaginismo e incontinencia.
  • Despierta tu potencial de placer

 

Las piedras de Obsidiana (de lava volcánica condensada y cristalizada), son una poderosa técnica de la antigua China de sanación uterina y del femenino, que trabaja borrando recuerdos dolorosos que pudieron haber quedado enquistados en la zona uterina y produjeron bloqueos energéticos o desequilibrios ginecológicos. Con la técnica del huevo vaginal se sanan las memorias emocionales-sexuales que se encuentren en el interior de la vagina, útero y ovarios. Y ayuda a conectar con la tierra favoreciendo al empoderamiento a través de la seguridad y confianza que brinda el hecho de estar bien enraizadas, con “los pies en la tierra”.

  • Sanación de memorias emocionales albergadas en la zona uterina.
  • Colabora en la sanación de desequilibrios ginecológicos, siempre dentro de un contexto de medicina natural.
  • Ayuda a empoderar, brinda seguridad, confianza y auto-determinación.

 

En el taller Celebrando lo Femenino Profundo les contaremos sobre las dos técnicas.

Obst. Liliana Pogliani

Una nueva mirada en educación

Pensando en la crisis educativa que atraviesa nuestro país y en la reciente masiva manifestación de docentes me puse pensar y a tratar de entender de qué se trata esta crisis y cuáles son las oportunidades que se nos presentan y que mucha veces pasan desapercibidas.

Ante todo, como sociedad deberíamos poder pensar realmente qué queremos para nuestro país, para luego poder llevar adelante nuestra visión con la mayor coherencia posible. Preguntarnos para qué la educación?; ¿queremos un pueblo sumiso, analfabeto y fácilmente manipulable?, ¿preferimos un país competitivo y superproductivo pero con altos niveles de depresión, trastornos de ansiedad y enfermedades varias o apostamos a un país próspero con individuos altamente calificados exitosos y felices?. Alguna vez los gobiernos realmente se han preocupado por la felicidad de sus habitantes. Acaso hemos creado esa posibilidad en nuestras vida individual y colectiva?

Ya conocemos muchos países que se alinean con la primera opción, otros han logrado ser muy prósperos pero con un costo muy alto para la salud de la población. Sin embargo se de uno que se está animando a intentar otras opciones y está permitiendo romper alguno de los paradigmas que parecían incuestionables.

 

Encontré que Finlandia ocupa el primer puesto en educación primaria y educación superior . Esto es consecuencia del gran interés que este país ha puesto en la educación proporcionando a las personas la habilidad para adaptarse muy rápidamente a un entorno cambiante y sentando las bases para obtener altos niveles en tecnología e innovación.

Las claves fundamentales para que Finlandia ocupe un primer puesto en educación son:

-Cada colegio tiene autonomía para crear sus programas según las necesidades y características de la población.
-La educación es gratuita e igual para todos.
-Todos los materiales y los alimentos son gratuitos.
-Especial cuidado en la integración de la familia, la escuela, y los recursos socioculturales.
-Hay sentido de responsabilidad, disciplina y esfuerzo.
-Finlandia invierte un 6.8% del PBI en educación.
-La estabilidad del sistema educativo está asegurada aunque cambien los gobiernos.
-Los docentes son muy valorados y gozan de gran prestigio.
-Los niños comienzan la escolarización a los 7 años, a esta edad ya están maduros intelectualmente para
asimilar y comprender.
-Durante los 6 primeros años de primaria tienen el mismo maestro, que cuida que todos los niños sean incluidos y atiende a las necesidades de cada uno a quien conoce muy bien.
-Se le da mucha importancia a la estabilidad emocional y seguridad básica.
-La atención es personal y dedicada a cada chico.
-Hay menos horas lectivas. Se entiende que si los niños están cansados no pueden aprender.
-No hay deberes. Así los niños tienen tiempo para jugar, desarrollar habilidades sociales, investigar de acuerdo a su interés y experimentar.
-Se prioriza la creatividad en lugar de la memorización.
-Es más importante aprender a pensar.
-Se fomenta la participación trabajando en grupo.
-Se cuida que el ambiente sea relajado y tolerante.
-El profesor tiene el desafío de renovarse y tener la atención de los niños.

Tal vez esta crisis nos brinde la oportunidad de plantearnos con honestidad qué país queremos y a partir de ello podamos definir políticas innovadoras en materia de educación que realmente nos conduzcan hacia dónde deseamos llegar como sociedad. Como diría Harry Skog, secretario de educación de Finlandia en el 2006 «La educación es la llave para el desarrollo de un país»

El desafío del cambio

Todo cambio supone abandonar lo viejo conocido y abrazar lo nuevo. Nuestro sistema percibe este proceso como una amenaza, ya que al no poder reconocer lo nuevo, lo experimenta como algo ajeno y lo interpreta como peligroso. Es por esto que todo cambio genera en principio una resistencia y para que éste ocurra debe atravesarse esta resistencia posibilitando el proceso de adaptación, condición necesaria para la vida.

La psicología y las neurociencias nos están ayudando a comprender los mecanismos involucrados en él y nos brindan nuevas herramientas para que podamos acompañar el proceso con el menor costo posible.

 

Qué pasa en el cerebro cuando es necesario cambiar?

La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro de reorganizar y modificar funciones para poder adaptarse a los cambios internos y externos. Esto es posible a través de la creación de nuevos circuitos neuronales que nos permitan afrontar los desafíos exitosamente e ir borrando los que ya no sirven, o al menos debilitándolos. El cerebro necesita una compleja red neuronal que conecte las principales áreas sensoriales y motoras, que tenga la capacidad de ir asimilando momento a momento nueva información, y que pueda hacer los ajustes necesarios creando nuevas conexiones sinápticas.

Cuando es necesario un cambio aparecen dos dificultades importantes que pueden demorarlo o impedirlo: por un lado el cerebro siempre va a recurrir primero a los circuitos conocidos que conforman los hábitos ya que tratará de gastar la menor cantidad de energía posible (y todo cambio supone un altísimo costo de energía, y por otro lado, cuando nos enfrentamos a un desafío, el cerebro lo vive como una situación peligrosa porque no la puede reconocer y representa una gran incertidumbre; se encienden de esta manera los mecanismos del estrés activando especialmente la amígdala, un órgano del cerebro encargado de procesar el miedo y se desactivan otros órganos de la certeza prefrontal que nos permitirían poder tomar las decisiones más adecuadas planificando las acciones. La respuesta que se presenta ante el estrés provocado por la incertidumbre es del tipo «ataque o huida». Y los síntomas más habituales son disminución de la capacidad para pensar racional y creativamente, repetición de conductas conocidas, irritabilidad, ansiedad, miedo, agresividad. Sólo cuando baja la percepción de la amenaza y logramos calmar la amígdala es que podemos contar con la corteza prefrontal. Esto nos permite elegir las mejores respuestas habilitando la capacidad de planificar, tener mayor visión, creatividad, mejor resolución de problemas, cálculo, lenguaje y razonamiento lógico.

 

Cuál es la mejor manera de afrontar los cambios?

En principio no hay una única manera ya que cada persona tiene distintas formas de hacerlo de acuerdo a sus características singulares, pero es muy importante registrar cuáles son las necesidades de cada uno ante situaciones de estrés y respetarlas. Es importante saber que el cuerpo va a estar necesitando cuidados especiales ya que el costo energético y la tensión a la que va a estar sometido es mayor. Por lo tanto es fundamental:

1- Cuidar la alimentación, cuanto más orgánicos mejor para que el cuerpo no este gastando mucha energía tratando de liberarse de las toxinas.

2-Respetar las horas de sueño y descanso, para que haya una adecuada recuperación de la energía.

3-Hacer ejercicio regular para tener una buena oxigenación y un adecuado funcionamiento de todo el organismo, además de una buena forma de eliminar toxinas.

4-Realizar alguna técnica de meditación o respiración, que tiene un efecto directo sobre la amígdala: la aplaca y favorece el desarrollo de la corteza prefrontal.

5-Beber por lo menos 2 litros de agua durante el día, para hidratar el cuerpo y mejorar el funcionamiento del cerebro.

6-Crear una red de afectos para sentirse contenido en momentos de mayor incertidumbre.

7-Parar por momentos las actividades habituales y darse un tiempo para visualizar hacia dónde orientar el cambio.

8-Definir claramente las metas.

9- Pensar las acciones correctas para poder cumplir con las metas.

10- Revisar el sistema de creencias de manera tal de poder detectar contradicciones que demoren o impidan el cambio deseado.

Muchas veces somos nosotros los que estamos necesitando los cambios y vamos con entusiasmo hacia ellos pero otras veces la vida nos pone frente a la necesidad de adaptarnos a las circunstancias que no podemos modificar. Sin dudas, si tomamos en cuenta estas recomendaciones, estaremos mejor preparados para afrontarlos y además reduciremos las consecuencias negativas que el estrés podría provocar si se hiciera crónico, permitiéndonos acompañar los cambios con menor resistencia y mayor fluidez.

 

La terapia integrativa sirve de gran ayuda para afrontar los cambios puesto que el objetivo es posibilitar que las personas alcancen mayores niveles de integración, realización y plenitud.