El secreto de la felicidad

Si pensamos qué es lo que deseamos para nosotros, nuestros hijos y demás, todos responderemos «ser felices». Sin embargo nos encontramos con la realidad de que muchos no se sienten verdaderamente felices y no saben cómo lograr tan preciado estado. Esto deja a las personas y a las nuevas generaciones frente a una gran incógnita y un gran desafío: lograr eso que no se sabe muy bien qué es y mucho menos cómo lograrlo!

Hemos proyectado la posibilidad de la felicidad en múltiples y variadas cosas: la adquisición de objetos, dinero, pareja, hijos, tecnología, diversión, drogas, alcohol. Y si bien, todas estas cosas pueden brindar algún nivel de satisfacción, no traen la felicidad.

Las neurociencias tienen algo para decirnos al respecto: si bien conseguir cosas deseadas activa la secreción de dopamina, responsable de la experiencia placentera, fácilmente podemos entrar en una relación adictiva con aquello que nos da placer y de esta manera establecer un vínculo de dependencia que nos puede conducir a una relación tortuosa con aquello que en principio traía placer.

La sociedad de consumo es un resultado de aquella ilusión que hemos creado y reproducimos inconscientemente de generación en generación. La publicidad trabaja sobre este principio y nos habilita a soñar e imaginarnos cómo nos vamos a sentir cuando compremos tales y cuales productos! La mala noticia es que esta ilusión no nos va llevando por buen camino, por lo menos en cuanto al logro de la tan anhelada felicidad. Pero no son todas malas noticias, parece ser que las crisis nos llevan a reflexionar a niveles más profundos y mirar adónde estamos parados para buscar nuevas soluciones.

 

A lo largo de 80 años se realizaron investigaciones en la Universidad de Harvard para tratar de entender en donde se encontraban las claves de la felicidad. Estás investigaciones mostraron lo siguiente:

-La gente con mayores signos de felicidad fueron aquellos que se esmeraron en construir buenas relaciones y estar cerca de la familia, los amigos y su comunidad.
-La calidad en los vínculos y no la cantidad, es lo que trae más satisfacción.
-El apoyo mutuo, el desarrollo de la empatía, saber escuchar y ser escuchado atentamente conducen a una vida más sana y feliz.
-Enfrentar juntos las dificultades enriquece y fortalece los vínculos.

Waldinger, un prestigioso psiquiatra que trabajó en dicha universidad afirmó: «son las buenas relaciones las que hacen a las personas más felices y más saludables. »

Este año el diario La Nación publicó un artículo sobre el secreto de los daneses para ser los más felices del mundo. Ellos lo atribuyen a una práctica que denominan «hygge», un término que no tiene traducción, pero expresa el sentimiento de bienestar, comodidad, calma y calidez que se puede experimentar en el hogar disfrutando de las pequeñas cosas de la vida cotidiana. En este sentido hay una especial preocupación en crear ambientes agradables, situaciones de intimidad y confianza entre las personas que comparten espacios y la alegría de abrir las puertas para compartir con familia o amigos.

Los finlandeses son tan consientes de esto que han acortado las horas de escolaridad en la primaria y han suspendido la tarea en el hogar. Consideran que en la infancia es muy importante el tiempo de ocio creativo, el momento de juego, distensión y sociabilización. Valoran que los niños estén contentos y se encuentren con sus pares a jugar y guiarse por la curiosidad.

Podemos observar que la atención está puesta en construir buenas relaciones con uno mismo desde un lugar de amor y aceptación, con los otros y con nuestro entorno. Esto pone en evidencia que no son tanto las cosas como la forma en la que nos relacionamos con ellas lo que puede acercarnos a mayores niveles satisfacción. Y no significa que debemos renunciar a metas que suponen grandes desafíos de desarrollo personal, sino que nos muestra que podemos aventurarnos en esa dirección y disfrutar de ello, sabiendo que es sólo una experiencia que estamos creando para realizar un aprendizaje, y la felicidad no depende de ello. Esto nos empodera y al mismo tiempo nos libera de toda falsa expectativa.

 

Algunas recomendaciones prácticas para crear bienestar y salud en nuestras vidas:

-Experimentar alegría y gratitud por el hecho de estar vivos y poder acompañarnos en nuestros aprendizajes.
-Acompañarnos en los momentos difíciles.
-Resolver juntos situaciones conflictivas.
-Crear en el hogar ambientes cálidos, serenos, receptivos.
-Construir vínculos de confianza e intimidad .
-Disfrutar de la naturaleza, cuidarla y respetarla.
-Cuidar de nuestro cuerpo a través de una alimentación sana y ejercicio físico como una forma de amor y respeto hacia nosotros mismos.
-Crear momentos de ocio y relajación.
-Hacer algún aporte a nuestra comunidad como una forma de cuidado y gratitud.

Tal vez esta sea otra forma de transitar la vida; tal vez podamos ir acercándonos a la tan anhelada felicidad través de pequeños actos de la vida cotidiana, creando así, las condiciones de confianza y seguridad básica que nos permitan alcanzar mayores niveles de satisfacción y bienestar, sentando las bases de una nueva forma de ser en el mundo para las próximas generaciones.

 

La inflamación silenciosa

Cada vez más, las investigaciones van demostrando la relación entre la mayoría de las enfermedades y la inflamación. La inflamación es un signo de desarmonía del organismo, que muchas tradiciones ancestrales como la medicina china y el Ayurveda tomaban en cuenta, orientándose hacia la prevención y detección de desequilibrios mucho antes de que se manifieste la enfermedad. Recién en los últimos años, la medicina occidental con enfoque integrativo ha empezado a considerarla seriamente.

Algunas de las enfermedades relacionadas con la inflamación son: fibromialgia, fatiga crónica, artritis, cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad, enfermedad celíaca, alergias, intestino irritable, eczema, psoriasis, asma, incluso muchas enfermedades consideradas psicológicas como trastornos de ansiedad, algunos casos de autismo, hasta esquizofrenia.

La causa de la inflamación todavía está en discusión, sin embargo, hay investigaciones muy serias que relacionan la inflamación con la salud del intestino. Un aumento en la cantidad de microorganismos dañinos y una disminución o insuficientes microbios benignos -llamados probióticos- podrían estar generando una inflamación silenciosa sin que nos demos cuenta.

El desbalance de la flora intestinal puede aumentar la permeabilidad de las paredes del intestino permitiendo que bacterias dañinas, toxinas, desechos, alimentos no digeridos, hongos, y parásitos pasen al torrente sanguíneo y de allí se dirijan a distintas partes del organismo, provocando inflamaciones crónicas, debilitamiento del sistema inmune por agotamiento, y finalmente desencadenamiento de enfermedades graves.

Entre las principales causas del desbalance de la flora intestinal, encontramos:

-El uso indiscriminado y excesivo de antibióticos.
-El exceso de sustancias tóxicas en los alimentos
-Malos hábitos alimentarios
-Dietas muy altas en proteínas animales.
-Pastillas anticonceptivas
-Consumo excesivo de analgésicos
-Altos niveles de estrés.

Lo bueno es que podemos bajar los niveles de inflamación, de la siguiente manera:

-Ayudando a nuestro cuerpo a mejorar la digestión y restablecer el equilibrio de la flora intestinal.
-Mejorando la dieta.
-Consumiendo más productos orgánicos libres de pesticidas.
-Reduciendo los productos industrializados que contienen colorantes, conservantes, antibióticos.
-Evitando  aquellos alimentos a los que tenemos mayor sensibilidad ya que activan en exceso el sistema inmune provocando alergias.
-Reduciendo el consumo de carnes inflamadas, cuidando de que sean de pastoreo o de animales salvajes.
-Consumiendo más alimentos fermentados como kefir, kombucha, chucrut no pasteurizado preparado con sal marina o del Himalaya.
-Evitando beber durante la comida ya que el líquido diluye las enzimas digestivas.
-No sobrecargando el estómago con alimentos, es mejor repartirlo por lo menos en tres comidas diarias.
-Desayunando  bien.
-Comiendo por lo menos dos horas antes de acostarse.
-Comiendo lo más tranquilo posible y dándose el tiempo necesario
-Masticando bien, ya que el proceso digestivo comienza en la boca.
-Si fuera necesario incluir algún suplemento probiótico que contenga más de 50.000 bacterias, sin que falten lactobacilus y bifidobacterium bifidus.
-Consumiendo vinagre de manzana fermentado para ayudar al cuerpo a producir ácido clorhídrico (evitar esto en caso de úlcera).
-Realizar actividad física.

Sin duda si tomamos una actitud proactiva con respecto a nuestra salud y realizamos algunos cambios en nuestros hábitos, estaremos favoreciendo ampliamente nuestro bienestar integral.

Si querés saber más, conocé mi programa de Salud Integral.