CÓMO REDUCIR EL ESTRÉS

El estrés se ha transformado en uno de los problemas más preocupantes para la salud, debido a las consecuencias que tiene no atender a tiempo a sus señales.

Tendemos a postergar los cambios que necesitamos realizar porque creemos que hay otras cosas más importantes hasta que finalmente se desencadena una enfermedad y es entonces, que ya no tenemos más remedio que ocuparnos.

Prácticas que ayudan a reducir el estrés

Algunas de las recomendaciones más importantes a los fines de ayudar al cuerpo a regular el estrés son las que siguen a continuación.

Alimentación

Los alimentos que ingerimos pueden incidir profundamente en el nivel de estrés. Si consumimos alimentos saludables, el estado anímico podría mejorar notablemente, ya que podría estabilizar los niveles de azúcar en sangre, y disminuir el estrés.

Ejercicio físico

Se ha comprobado que, ante situaciones de estrés, aquellas personas que no practican ejercicio físico padecen un 37% más de síntomas que las que practican ejercicio regularmente. El ejercicio físico es sin dudas, un aspecto muy importante y uno de los pilares junto con la alimentación, para mantener un estado óptimo de salud.

Un programa de caminata rápida durante 40 minutos día por medio es excelente para la función cardíaca y para disminuir los niveles de colesterol malo.

Pasar tiempo en la naturaleza

Se ha comprobado que aquellas personas que disfrutan de un tiempo al aire libre en contacto con la naturaleza tienen menores niveles de la hormona de estrés llamada cortisol.

Se recomienda disfrutar por lo menos 10 minutos al día del contacto con la naturaleza y en lo posible caminar descalzo unos minutos.

Prestar atención a los pensamientos

Mantener una actitud positiva y controlar el hábito de la queja y la negatividad, sabiendo que la calidad de nuestros pensamientos está estrechamente relacionada con las señales químicas que se disparan el en cuerpo provocando estrés.

Se han realizado investigaciones científicas que demuestran que las emociones negativas se encuentran asociadas a resultados adversos para la salud y el bienestar general.

Es importante observar que no son tanto las situaciones como la forma en la que la mente se relaciona con las situaciones lo que condicionará nuestras percepciones e interpretaciones de los acontecimientos que debemos enfrentar. De esta manera aunque no podamos muchas veces cambiar el curso de los acontecimientos, especialmente cuando no dependen de nosotros, lo que si podemos hacer es cambiar la forma en que interpretamos los acontecimientos. En este sentido es muy beneficioso tomarnos un tiempo para revisar nuestras creencias arraigadas a nivel consciente e inconsciente.  Podés hacer un test de preguntas orientativas clickeando acá.

Meditar

Existe mucha evidencia científica sobre los beneficios de la meditación. No solo ayuda en la reducción del estrés sino que también mejora la concentración, la memoria, la velocidad de procesamiento y la creatividad. Aumenta la cantidad de energía ya que posibilita que el cuerpo se recupere más rápidamente.
La meditación colabora a generar un estado de bienestar y felicidad además de promover la salud. Detiene la pérdida de volumen del cerebro propia de la edad. Tiene efectos antiinflamatorios y tiene beneficios sobre la expresión génica.

La meditación colabora a generar un estado de bienestar y felicidad además de promover la salud. Detiene la pérdida de volumen del cerebro propia de la edad. Tiene efectos antiinflamatorios y tiene beneficios sobre la expresión génica.

Tomar Sol

Durante los últimos años los científicos han hecho mucho hincapié en las consecuencias negativas de tomar sol. Para producir vitamina D y así prevenir enfermedades, es necesario exponer una extensa porción de piel al sol.

Con solo tomar sol entre 10 y 40 minutos al día, hasta que la piel se ponga rosada es suficiente para generar vitamina D de la mejor calidad para prevenir enfermedades.

Crear un ambiente agradable en el hogar

El hogar debería ser un “refugio”, el lugar seguro. Pero muchas veces es un espacio lleno de demandas de los hijos, la pareja, las tareas domésticas que quedaron pendientes. Esto impide que podamos realmente descansar y relajarnos. Siempre hay pendientes y la señal de alerta no logra desactivarse. Las chances de darle al cuerpo la posibilidad de recuperarse son muy escasas a no ser que tomemos algunas decisiones y establezcamos algunos acuerdos con quienes convivimos.

Poner como prioridad la creación de un ambiente armonioso y agradable es fundamental. Desde la decoración que elegimos, hasta los acuerdos en cuanto a rutinas y división de responsabilidades. Acordar la forma en la que se van a expresar los pedidos, en las que se van a tratar las diferencias, y expresar las necesidades es fundamental. Ya que lo fundamental es que el hogar sea un lugar lo suficientemente seguro y armonioso para poder descansar.

La epigenética es una ciencia que da cuenta de cómo el ambiente en los primeros años de vida nos afecta, aún tomando en cuenta la vida intrauterina y cómo este puede predisponer en la vida adulta al desencadenamiento de enfermedades.

Cultivar la amistad

Hay muchas investigaciones que dan cuenta de la importancia de contar con una buena red de contención afectiva para tener una buena salud y un estado de bienestar.

Muchas veces no podemos evitar las difíciles situaciones o desafíos que nos presenta la vida pero lo que no hay duda, es que cuando estamos acompañados podemos atravesarlas de una manera más serena, sintiéndonos plenamente amados y cuidados en los momentos de mayor vulnerabilidad. Armar esta red de afectos requiere de tiempo y dedicación. Cultivar la amistad necesita ir desarrollando habilidades sociales y un especial cuidado hacia uno, el otro y la relación.