La glándula Pineal o la epífisis cerebral es una pequeña glándula endócrina del tamaño de un grano de arroz (5-8 mm) que se encuentra en el centro del cerebro entre los dos hemisferios cerebrales, por encima del tálamo. Forma parte del sistema límbico, es decir que tiene que ver con la vida instintiva afectiva del cerebro.

 

Tradiciones y Ciencia

Descartes (1596-1650), citando a Galeno que fue padre de la medicina del siglo lll, habló de la Pineal cómo “el asiento del alma”. Los hinduistas la llaman el tercer ojo relacionado con el chacra Ajna, dándole significado místico, ya que al ser activada, posibilita el despertar de la conciencia , la iluminación y la percepción clarividente. Es el ojo celestial del que hablaban los antiguos chinos. El palacio Diwan de los Taoístas. Para la cristianismo, es el ojo de la providencia, el ojo único de las escrituras (Mateo 6:22). El ojo de Horus de los egipcios, el Udyat “el que está completo”, el símbolo solar que encarna el orden, lo imperturbado, el estado perfecto. El ojo del cíclope, de los titanes griegos, que podían tener una percepción directa del cosmos como realidad interna.
Wallis Budge hace mención que en algunos papiros se representaba a la persona fallecida con una piña adherida a la coronilla de su cabeza al entrar en la sala del juicio de Osiris en la que su alma era evaluada en función de las acciones realizadas durante su vida.
¿Cuál es la razón por la cual tantas tradiciones hacen mención al tercer ojo?

El tercer ojo es el concepto místico y esotérico de un ojo invisible que permite una captación de la realidad mayor a la ordinaria.

Este centro o vórtice energético se asoció con la glándula Pineal no solo desde las escuelas esotéricas, sino que también desde ciertas corrientes científicas debido a sus características y propiedades. En los animales inferiores, esta glándula se encuentra en la superficie del cráneo por debajo de la piel y tiene la capacidad de captar la luz.

Los científicos observaron que la glándula pineal posee fotoreceptores al igual que los ojos físicos. Esta es especialmente sensible a los campos magnéticos y segrega dos hormonas fundamentales para la vida según su exposición a la luz o no.

  • Ante la presencia de luz, libera serotonina que es la responsable de activar al organismo y generar un estado de bienestar y felicidad, además de regulador del apetito, la temperatura corporal y el deseo sexual.
  • La melatonina se activa con la oscuridad, induciendo al sueño y al descanso reparador. Está relacionada con el inicio de la pubertad, posee propiedades antienvejecimiento y antiinflamatorias ya que combate los radicales libres.

Rick Strassman, un académico e investigador de la Universidad de Nueva México observó que la glándula Pineal segrega una sustancia alucinógena llamada DMT (dimetiltriptamina) e investigó el efecto de la misma en los humanos entre 1990 y 1995. Esta sustancia que es un enteógeno alcaloide, está relacionada con la producción de sueños, las alucinaciones y la creatividad. Puede ser liberada en grandes cantidades durante el nacimiento y el momento de la muerte.
Strassman llamó “la molécula espiritual” a este potente alucinógeno presente en el cerebro humano, Y  también en muchas plantas. En algunas tradiciones del amazonas se realizan ceremonias con Ayahuasca, que es una mezcla de dos plantas: la enredadera de la ayahuasca (Banisteriopsis Caapi) que posee betacarbolinas, y un arbusto llamado chacruna (psychotriq viridis), que contiene DMT y le da a la mezcla propiedades visionarias y curativas .

¿Qué cosas bloquean el normal funcionamiento de la glándula Pineal?
La glándula Pineal puede calcificarse por no estar protegida por la barrera encefalográfica y quedar así muy expuesta a agentes químicos y bacterias. Varias investigaciones demostraron que la glándula Pineal es el principal foco de acumulación de fluoruro de sodio en el cuerpo. El fluoruro se encuentra principalmente en el agua potable, en ciertos productos como pastas dentífricas, algunos antidepresivos (fluoxetina), ciertos antibióticos (fluoroquinolona), utensilios antiadherentes. La glándula Pineal absorbe el flúor y éste busca estabilizarse enlazándose con el calcio y provocando así, la calcificación de la Pineal. La glándula Pineal calcificada inhibe la producción de serotonina, melatonina y DMT, afectando de esta manera a la capacidad creativa, al estado de ánimo, induciéndolo a la depresión e incluso bajando el nivel intelectual.
Otras sustancias que afectan negativamente a la glándula pineal son el azúcar refinada, el alcohol, el mercurio, el tabaco, la cafeína y los alimentos procesados.

¿Qué trastornos puede ocasionar la calcificación de la glándula Pineal?
Cuando se suprime el normal funcionamiento de la glándula Pineal, la producción de Melatonina se ve afectada y puede predisponer a la la enfermedad de Alzheimer, insomnio, la desregulacion del ciclo circadiano, el trastorno bipolar, dolores de espalda baja. También problemas en el sistema inmunológico, digestivo, respiratorio, circulatorio, la función renal y problemas en la piel como eczema por la descomposición del colágeno.

¿Qué podemos hacer para activarla y descalcificarla?

  • Evitar las fuentes de flúor de la dieta y el agua, utilizando filtros por ósmosis inversa.
  • Realizar alguna práctica de yoga, meditación.
  • Musicoterapia (música de relajación frecuencia 432 hertz).
  • Realizar un proceso de detoxificación del cuerpo.
  • Consumir algas de color verde/ azul como la espirulina y la clorella.
  • Beber jugo de pasto de trigo (wheat grass).
  • Consumir vitamina K1 y K2 que se encuentra en el aceite de pescado, las yemas de los huevos, los mariscos, el hígado de ganso y gallina y el chucrut. Esta vitamina en combinación con la A y la B3 elimina el calcio de las arterias, y la glándula pineal y lo transfiere a los huesos.
  • Consumir boro que se encuentra en la remolacha, y evita la calcificación al eliminar el flúor del cuerpo.
  • Consumir cacao crudo y orgánico, que es un potente antioxidante y activa la pineal.
  • Vinagre de manzana.
  • Cúrcuma.
  • Aceite de coco.
  • Ácido málico presente en el ajo.
  • Tomar sol.
  • Realizar baños de sal (agua caliente y 1 o 2 kg de sal marina).

Es interesante saber que nuestro cerebro nos brinda la capacidad de alcanzar estados elevados de conciencia y desarrollar el discernimiento y la claridad mental sin la necesidad de introducir elementos externos al organismo. Pero es muy importante cuidar la salud en general y muy especialmente a la glándula pineal evitando su calcificación.

Te compartimos este playlist de @FlaviaAlbertCobo para Meditar enfocada en la energía de los distintos chakras
1er Chakra
2do Chakra
3er Chakra
4to Chakra

La falta de sueño o el sueño interrumpido podría promover la inflamación en el cuerpo y predisponer a muchas enfermedades.

 

Cada vez más, los científicos están demostrando la relación entre el sueño, la función inmunológica y un estado de salud óptimo. En un estudio reciente publicado por la revista Sleep, se pudo observar cómo la falta de sueño puede afectar al sistema inmune tanto como a la salud.

Los investigadores midieron la cantidad de glóbulos blancos en 15 personas que permanecieron despiertas durante 29 horas y pudieron detectar que el número de los
glóbulos blancos que son las células del sistema inmune, aumentaba significativamente. Esta misma respuesta se da cuando una persona está estresada o enferma. El sistema inmune se activa para responder a alguna amenaza, ya sea un agente infeccioso o una situación que la persona perciba como amenazante para su integridad.

Es importante recordar que nuestro cuerpo tiene poderosos mecanismos naturales de autorregulación. El estilo de vida que llevamos es fundamental para esto. La alimentación, el ejercicio físico, y dormir bien son críticos en este sentido.

¿Por qué el sueño es tan importante?

El sueño ha sido uno de los factores menos atendidos y con gran incidencia en el
estado inflamatorio porque como vimos anteriormente, ya está comprobado que
aumenta la producción de glóbulos blancos, responsables de la inflamación. Pero hay
otro factor importante a tomar en cuenta y es que la falta de sueño afecta al ritmo circadiano, el ritmo de la actividad biológica a nivel celular, produciendo daño a nivel
celular por aumento de actividad oxidativa.

La falta de sueño o el sueño interrumpido podría promover la inflamación, por lo tanto, predisponer a muchas enfermedades cardíacas, cáncer, daños cerebrales, fallas en la memoria, úlceras estomacales, enfermedades autoinmunes, envejecimiento prematuro, etc.

Recomendaciones para recuperar los patrones de sueño óptimos:

1- Apagar las pantallas por lo menos 1 hora antes de irse a dormir: ellas emiten luz azul que es casi idéntica a la luz del día y que desactiva la producción de melatonina, que es la hormona inductora del sueño.
2- Dormir en un lugar completamente oscuro porque la más mínima luz bloquea la producción de melatonina.
3- Mantener la habitación fresca: cualquier extremo podría generar inquietud y alterar el sueño.
4- Tomar un baño caliente y relajante antes de ir a dormir.
5- Desenchufar todos los aparatos eléctricos que son fuente de campos electromagnéticos (EMFs). Éstos campos alteran el buen funcionamiento de la glándula pineal que segrega melatonina y serotonina, hormonas responsables del sueño y el estado de vigilia.
6- Crear un lugar libre de ruidos para evitar las interrupciones del sueño.

Dormir bien es uno de los factores más importantes a tener en cuenta para lograr un
buen estado de salud. Si podemos cuidar nuestro sueño, podemos ser muy proactivos y
responsables a la hora de promover un estado de salud y bienestar óptimos.

¿Conocés la Rueda de la Vida?

Te invito a descubrir de qué alimentos primarios te nutrís y cuáles has perdido. Son las áreas de tu vida.  Y al ver como rueda tu rueda de la vida, pensar cómo infundirías alegría y satisfacción en tu vida.

 

1 | Dibujá un punto en el área de cada alimento primario para indicar tu nivel de satisfacción en cada zona.

Un punto hacia el centro indica insatisfacción, y un punto hacia afuera indica satisfacción. Por ejemplo, si tu vida social es abundante, poné un punto en la línea en algún lugar hacia la periferia del círculo.

2 | Conectá los puntos para ver tu Círculo de la vida.

3 | Identificá los desequilibrios.

Con esto podrás determinar dónde invertir más tiempo y energía para crear equilibrio.

Fuente: Integrative Nutrition, Inc.

Desde la PsicoTerapia trabajo para posibilitar a que las personas alcancen mayores niveles de integración, realización y plenitud, para desplegar todo su potencial y manifestarse en las distintas áreas de la vida.

 

 

 

 

Solemos asociar a la nutrición exclusivamente con los alimentos que ingerimos. Podemos incluso encontrarnos debatiendo sobre si es mejor la dieta paleo, macrobiótica, crudivegana, etc. Al momento ya hemos desarrollado más de 100 tipos de dietas para todo tipo de personas y circunstancias. Lo más probable es que la mayoría de las personas a esta altura ya tenga algún grado de confusión respecto de lo que se supone es mejor comer para tener un buen estado de salud. Muchas de estas dietas son contradictorias entre sí y es difícil elegir cuál es la mejor.

La medicina moderna e integrativa cada vez más se está orientado hacia la bioindividualidad. Esto significa que se empieza a tomar en cuenta la singularidad constitutiva de cada persona desde el punto de vista biológico, psicológico y espiritual, entendiendo que lo que es bueno para alguno puede ser un veneno para otros si no se toma en cuenta la distinción entre un sujeto y otro. Por lo tanto difícilmente podemos caer en generalidades o modas respecto de cómo nos nutrimos en el sentido amplio. Esto significa la totalidad de elecciones que hacemos en nuestra vida y que incorporamos a nuestra realidad, tomando en cuenta el trabajo, nuestras relaciones, entorno, etc. No todos necesitamos lo mismo para mantenernos sanos, fuertes y felices.

Este es el punto en el que cada uno debería empezar a tomar responsabilidad en cuanto a su bienestar. Ningún médico o terapeuta podrá tener mayor conocimiento de una persona que la persona misma, ya que no está dentro de su cuerpo para detectar cuando algo que comió le cayó mal o reconocer el grado de toxicidad que le produce una relación o el lugar en el que vive. Claramente los profesionales podrán ayudar en el proceso de autoconocimiento. Para ello éstos cuentan con recursos como los análisis clínicos cada vez más específicos, estudios genéticos, estudios para detectar alergias, terapias de todo tipo para ayudar a la persona a conectarse en mayor profundidad y conocer su verdadera naturaleza. En su esfuerzo por adaptarse al medio y asegurarse el amor suficiente como para que sus necesidades fueran cubiertas muchas veces tuvo que “torcer “su naturaleza, generando de esta manera todo tipo de trastornos.

Sin dudas el camino hacia una buena nutrición comienza con una fase exploratoria de reconocimiento de quienes somos y cuáles son nuestras necesidades básicas. Si no partimos de allí, todo intento por seguir un modelo o recetas estarán destinadas al fracaso y a alejarnos cada vez más de nosotros mismos cayendo en la confusión y en el sinsentido.

El regreso a casa comienza desde lo más básico:

  • Reconociendo qué alimentos nos hacen bien, tratando de buscar siempre la mejor calidad de los mismos, ya que esto significa que nos estamos amando y brindando lo mejor. A veces confundimos lo mejor con lo más caro. Esto solo es un recurso de marketing. Lo mejor es aquello que respeta nuestra naturaleza y cuanto menos industrializado más cercano a la naturaleza está.
  • Por otro lado, respetar las horas de descanso, de juego, de actividad física, de encuentro con afectos.
  • Nutrirnos de un ambiente agradable.
  • Eligiendo un trabajo que nos brinde estímulo, satisfacciones y que alimente nuestra autoestima.

¿Cómo empezar? De a poco. Pequeñas decisiones que nos permitan realizar acciones que nos conduzcan hacia el camino de regreso a casa, hacia quienes somos auténticamente. Nada más cercano a la felicidad.

Compartimos links con notas interesantes sobre Bienestar, para leer durante el tiempo libre que nos hacemos en vacaciones. Que lo disfruten!

 

Psicología y neurociencia: la felicidad se construye
Según estudios, está influida por los genes, el medio ambiente y la calidad de la interacción social. El factor dinero.

Cuál es la relación entre la felicidad y el cerebro
Explicaciones acerca de dónde se origina la felicidad y por qué. Dudas y certezas en un bestseller neurocientífico.

Salud, dinero y amor a la japonesa: sabiduría nipona a tener en cuenta en 2019
Las tradiciones que nos enseñan a ser más longevos, felices y ricos.

No tengo ganas de hacer nada: consejos para recuperar la motivación
Muchas personas se preguntan… ¿por qué no tengo ganas de hacer nada? Veamos las posibles causas.

Acuérdate de mí 
Funes el memorioso, el personaje de Borges, lo recordaba todo. Nuestro cerebro sin embargo no guarda en detalle los hechos vividos.

El hábito saludable de llevar un diario personal
Poner por escrito las incidencias cotidianas ayuda a liberar el estrés, gestionar emociones y vaciar la mente de pensamientos intrusivos.

Toma de decisiones: qué es, fases y partes del cerebro implicadas
Veamos cuáles son las características de la toma de decisiones como fenómeno psicológico.

Tres claves para envejecer bien
Los hábitos de vida, la alimentación y la gestión de las emociones, las tres claves para definir y hasta revertir la edad biológica.

Desintoxicación digital
El bienestar digital ya es un tema importante.

Cómo ser feliz durante 100 días seguidos de la manera más simple
Vías para encontrar la satisfacción personal a través de pequeños gestos rompedores

Cómo ganar felicidad en los años de vida que las mujeres han conquistado a la vejez
Tomar el control y envejecer activamente mejora su satisfacción vital.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME POSTVACACIONAL?
La reincorporación al trabajo tras las vacaciones calcula que alrededor de un 30% de los trabajadores está sufriendo o sufrirá, el síndrome postvacacional.

En estos días recibí de regalo esta bella oración de Buda y quisiera compartirla con ustedes:

Que seas muy feliz.
Que estés completamente sano.
Que estés libre de todo sufrimiento.

¡Felices fiestas y que tengan un maravilloso año!

Con amor, Liz Alcalay

En nuestro organismo conviven múltiples especies de microorganismos, de hecho, estamos compuestos por más ADN no humano que humano: se calculan 10 microbios por cada célula humana. Esto nos lleva a pensarnos a nosotros mismos como una comunidad y ya no como individuos separados del medio.

Se conocen por lo menos 500 especies de microorganismos y seguramente haya más que aún no fueron reconocidos. Para que haya armonía debe existir un equilibrio entre estas especies en nuestro organismo, puesto que muchos son benéficos e incluso necesarios ya que colaboran en procesos metabólicos y enzimáticos, y otros que parasitan nuestro cuerpo debilitándolo, extrayendo nuestros nutrientes y contaminando el medio.

Uno de los principales problemas que tenemos actualmente es el desconocimiento y la poca importancia que se le da al tema de los parásitos, siendo un factor sumamente importante en la preservación de la salud.
Se entiende por parásito: “organismo animal o vegetal que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo” (Real Academia Española, diccionario de lengua española, de Ed, 2012). Estos organismos ingresan a nuestro cuerpo en forma de huevos, larvas o, en su estado adulto, a través del agua contaminada, frutas y verduras que no están bien lavadas, el aire, o el contacto con animales, inclusive los domésticos, o con otras personas a través de la piel y los fluidos, asi como el contacto con superficies que no están limpias y picadura de insectos.

La medicina actual no lo toma en cuenta y solo asocia a los parásitos con zonas tropicales o estratos de bajos ingresos donde las condiciones de higiene son escasos. Sin embargo, se calcula que el 90% de la población mundial está infectada por uno o más parásitos sin que tengamos registro de ello. Pero hay que tener en cuenta, que las técnicas de detección de la parasitosis se limitan a identificar algunas pocas especies intestinales a través de un análisis de materia fecal o un análisis de sangre…quedando afuera algunos difíciles de detectar que se alojan en el hígado, páncreas, cerebro, o cualquier otro tejido.

Podemos observar la situación de gran vulnerabilidad en la que nos encontramos, siendo los parásitos un natural depredador del ser humano que busca un medio en el cual sobrevivir y reproducirse.

Si nuestras defensas son buenas, eliminarán y expulsarán del organismo a los parásitos, pero si nuestro sistema inmunológico está debilitado la infección de expandirá ocasionando grandes daños. El aumento en el consumo de azúcar, carnes poco cocidas, harinas refinadas, lácteos industrializados, sumado al abuso de antibióticos, productos industrializados, incorporación de metales pesados, aumenta las posibilidades de ingreso de parásitos a todo el organismo y debilitamiento nuestro sistema inmunológico.

Esto produce irritación, sofocos, trastornos de memoria, pánico, desequilibrios hormonales, problemas inmunológicos, inhibición de la dopamina.

Podemos sospechar de la presencia de parásitos si aparecen síntomas como: diarrea, vómitos, dolor estomacal, picazón anal, sangrado intestinal, pérdida de apetito, pérdida de peso, desnutrición, anemia, trastornos de crecimiento, estreñimiento crónico, sangre en las heces, ojos hinchados, irritación intestinal, pancreatitis, fatiga crónica, baja energía, problemas en la piel, piel seca, caída de cabello, cabello debilitado, alergias, picazón de nariz, en la piel, reacciones alérgicas a alimentos, urticaria, ictericia, sensación de arrastre bajo la piel, erupciones, eczemas, cambios de humor, ansiedad, depresión, insomnio, desorientación, obsesión, bruxismo, dolores musculares y articulares, fibromialgia, trastornos en la sangre, hipoglucemia, anemia, enuresis, entre otros.

La forma más habitual para la medicina alopática de combatir dichos organismos es a través de antiparasitarios y antibióticos que son muy fuertes y pueden dañar la flora intestinal indiscriminadamente. A veces no hay más remedio, especialmente cuando la condición es muy aguda, pero es importante luego de su administración incorporar prebióticos y probioticos para que la flora intestinal pueda recuperarse y favorecer el fortalecimiento del sistema inmune. Por otro lado, la muerte de estos microorganismos en el cuerpo también generan toxicidad, por lo cual un proceso de detoxificación adecuado es indicado.

Todas las tradiciones tenían conocimiento de los parásitos y desarrollaron diversas técnicas preventivas para mantenerlos bajo control en base a hierbas, tónicos y semillas. Realizaban estas prácticas con regularidad porque a través de sus observaciones conocían muy bien la relación entre las infecciones y las enfermedades que causaban.

Algunas de las recomendaciones más naturales para la prevención que vienen de estas tradiciones son, el consumo de algunos alimentos:
– ajo crudo aplastado previamente.
– semillas de calabaza crudas en ayunas
– alimentos fermentados
– probióticos de alta calidad
– aceite de orégano
– aceite de pino destilado
– extracto de semillas de pomelo
– semillas de papaya
– tintura madre de Artemisa
y otros.

Es importante estar atentos a los primeros síntomas que muchas veces se vuelven crónicos si los subestimamos. Consultar a un especialista que indicará cuáles son las medidas adecuadas a tomar según el tipo y grado de infección. Conocernos más a nosotros mismos y cómo nos relacionamos con nuestro entorno, sin duda es uno de los factores más importantes para crear un estado de buena salud. Finalmente, todo se trata de un sabio equilibrio.

De niña siempre ame la navidad. Ese momento mágico en el que se armaba el árbol lleno de regalos y coloridos adornos. Con tiempo las familias empezaban a organizarse para ver en qué casa se haria la cena de Noche Buena y quien se encargaría de qué. Esperaba ese momento con gran ilusión. ¡Me daba profunda alegría sumergirme en ese ambiente de celebración!

Con el paso del tiempo y especialmente como terapeuta empecé a conocer el otro lado del alma humana, tanto sus luces como sus sombras y me he sentido honrada de poder escuchas esas cosas que habitualmente solo nos decimos a nosotros mismos en la intimidad de nuestros pensamientos. Sin duda la confianza que se crea en el vínculo terapéutico lo hace posible. Compartir esa dimensión hace a las personas más bellas porque atravesamos la superficie de una imagen que intentamos dar para ser amados y aceptados. Esto nos permite no solo ampliar la comprensión de nuestra naturaleza sino también desarrollar niveles de compasión más profundos.

La proximidad de las Fiestas moviliza toda una serie de cuestiones: con quien las pasaremos, en que lugar, con quienes nos enemistamos, nuestros deseos más profundos, nuestras resistencias, cuanto dinero estamos dispuestos a gastar en regalos, que posibilidades tenemos, etc.
Las fiestas nos ponen a trabajar sobre nuestros conflictos familiares no resueltos, nuestros pendientes, nuestras necesidades y nuestros anhelos. Sin duda una gran oportunidad para meditar y reflexionar. Al mismo tiempo para cambiar.

Tal vez esta navidad nos brinde una gran oportunidad para pensar sobre lo que es importante para cada uno en estos tiempos. Los que es esencial, y podamos rescatar algo del espíritu navideño que no necesariamente encontraremos en los shoppings. Tal vez podamos comenzar a sanar en el seno de nuestros hogares algo de esa grieta, esa herida que nos lastima como familia y como sociedad y podamos comenzar a abrazarnos en nuestras diferencias poniendo por encima el bien común y el encuentro desde el el respeto. Tal vez podamos elegir el amor por sobre todas las cuestiones y diferencias que vienen de las distintas personalidades que tienen sus razones y sus heridas o sus preferencias.

El espíritu de la navidad nos invita a la unión y a la reconciliación, a reconocernos como parte de una gran familia. De nosotros depende tomar esta oportunidad y comenzar a construir el camino de la reconciliación eligiendo el amor por sobre todas las cosas, sembrando esperanza, paz y alegría para las próximas generaciones.

¡Felices Fiestas!

Estamos llegando a fin de año y se nos presenta una maravillosa oportunidad para hacer un balance sobre lo acontecido durante el año y cómo lo hemos gestionado, además de hacer una evaluación de las cosas que queremos conservar y aquellas de las que necesitamos liberarnos.

 

En los últimos días del año las calles del microcentro se llenan de papeles que las oficinas arrojan desde sus ventanas en señal de “se acabó… ya no nos sirve más… ya paso”, y surge el acto espontáneo de soltar aquello que ya nos sirve, como una liberación que genera una gran alegría, alivio y nos permite dejar espacio para lo nuevo. Podemos llevar esta limpieza a muchos niveles de nuestras vidas:

. En el plano físico ordenando nuestros espacios y regalando o vendiendo aquellas cosas que ya no vamos a utilizar y que tal vez estuvieron guardadas en algún rincón de un placard, porque todas esas cosas representan energías que no movemos, que se estanca y que al quedarse quietas comienzan a corromperse.

. También nuestro cuerpo merece que lo asistamos en este proceso de detoxificación, preparándolo para un buen descanso antes de las vacaciones. Dándole así la posibilidad de liberar las toxinas que se han acumulado durante un tiempo y quedaron depositadas en nuestras células y órganos generando bloqueos y perturbando los procesos que los distintos sistemas que nuestro cuerpo realizan.

. En el plano emocional, es una buena oportunidad para sanar nuestras emociones y liberarnos de aquellas que nos hacen daño e intoxican nuestro cuerpo.

. En el plano mental, soltar aquellas creencias o pensamientos negativos que intoxican nuestro cuerpo y nos sumergen en una realidad densa, oscura y deprimente que nos tira hacia abajo y no nos permite soñar ni crear una realidad óptima y en la que nos gustaría vivir.

. También podemos evaluar qué conductas, qué relaciones y qué situaciones queremos repetir porque nos traen felicidad y alegría a nuestras vidas, y cuáles ya es tiempo de soltar porque se nutren de nuestra energía dejándonos debilitados e insatisfechos porque no hay un intercambio saludable.

Todas estas situaciones actúan como “parásitos” que viven de nuestra energía, ocupan un lugar y generan toxicidad que daña nuestro organismo. El estancamiento y la mala administración de nuestra energía, ayuda a la proliferación de parásitos en todos los niveles. Los alimentamos sin darnos cuenta, hasta que comenzamos a tener los primeros síntomas de enfermedad.

 

De todas formas, hay algunas cosas que podemos hacer para prevenir la proliferación de dichos parásitos:

. Disponer un tiempo para ordenar en todos los niveles.
. Poner atención en cómo gestionamos nuestra energía.
. Observar en todos los niveles de manera minuciosa, qué queremos conservar y qué cosas no tienen más sentido para nosotros.
. Revisar los cuartos, cajones y espacios “oscuros y ocultos” que simbolizan lo inconsciente.
. Chequear nuestro sistema de creencias, ya que consumimos mucha energía para mantenerlas activas y no siempre son beneficiosas para nosotros o nuestro entorno.
. Tomar conciencia de quiénes nos están robando nuestra energía (o a quién se la damos dejando que drene) a través de relaciones que siguen patrones inconscientes dañinos.
. Hacer una revisión de la forma en que nos alimentamos, para ver qué queremos nutrir y qué no.
. Seguir un plan détox de alimentación.
. Hacer algún plan “antiparasitario” invitando a salir de nuestro cuerpo y nuestras vidas a todo aquello que no queremos nutrir y que toma nuestra energía debilitándonos.

Tal vez podamos realizar esta tarea como un ritual de sanación y liberación, abriéndonos con alegría a soltar todo lo que ya no nos sirve, agradeciendo la experiencia porque nos ha dejado un gran aprendizaje, y creando espacio para lo nuevo. Eligiendo de manera mucho más consiente y selectiva lo que queremos dejar entrar a nuestras vidas para crear nuevas experiencias.

Feliz fin de año y año nuevo!