Si pensamos qué es lo que deseamos para nosotros, nuestros hijos y demás, todos responderemos «ser felices». Sin embargo nos encontramos con la realidad de que muchos no se sienten verdaderamente felices y no saben cómo lograr tan preciado estado. Esto deja a las personas y a las nuevas generaciones frente a una gran incógnita y un gran desafío: lograr eso que no se sabe muy bien qué es y mucho menos cómo lograrlo!

Hemos proyectado la posibilidad de la felicidad en múltiples y variadas cosas: la adquisición de objetos, dinero, pareja, hijos, tecnología, diversión, drogas, alcohol. Y si bien, todas estas cosas pueden brindar algún nivel de satisfacción, no traen la felicidad.

Las neurociencias tienen algo para decirnos al respecto: si bien conseguir cosas deseadas activa la secreción de dopamina, responsable de la experiencia placentera, fácilmente podemos entrar en una relación adictiva con aquello que nos da placer y de esta manera establecer un vínculo de dependencia que nos puede conducir a una relación tortuosa con aquello que en principio traía placer.

La sociedad de consumo es un resultado de aquella ilusión que hemos creado y reproducimos inconscientemente de generación en generación. La publicidad trabaja sobre este principio y nos habilita a soñar e imaginarnos cómo nos vamos a sentir cuando compremos tales y cuales productos! La mala noticia es que esta ilusión no nos va llevando por buen camino, por lo menos en cuanto al logro de la tan anhelada felicidad. Pero no son todas malas noticias, parece ser que las crisis nos llevan a reflexionar a niveles más profundos y mirar adónde estamos parados para buscar nuevas soluciones.

 

A lo largo de 80 años se realizaron investigaciones en la Universidad de Harvard para tratar de entender en donde se encontraban las claves de la felicidad. Estás investigaciones mostraron lo siguiente:

-La gente con mayores signos de felicidad fueron aquellos que se esmeraron en construir buenas relaciones y estar cerca de la familia, los amigos y su comunidad.
-La calidad en los vínculos y no la cantidad, es lo que trae más satisfacción.
-El apoyo mutuo, el desarrollo de la empatía, saber escuchar y ser escuchado atentamente conducen a una vida más sana y feliz.
-Enfrentar juntos las dificultades enriquece y fortalece los vínculos.

Waldinger, un prestigioso psiquiatra que trabajó en dicha universidad afirmó: «son las buenas relaciones las que hacen a las personas más felices y más saludables. »

Este año el diario La Nación publicó un artículo sobre el secreto de los daneses para ser los más felices del mundo. Ellos lo atribuyen a una práctica que denominan «hygge», un término que no tiene traducción, pero expresa el sentimiento de bienestar, comodidad, calma y calidez que se puede experimentar en el hogar disfrutando de las pequeñas cosas de la vida cotidiana. En este sentido hay una especial preocupación en crear ambientes agradables, situaciones de intimidad y confianza entre las personas que comparten espacios y la alegría de abrir las puertas para compartir con familia o amigos.

Los finlandeses son tan consientes de esto que han acortado las horas de escolaridad en la primaria y han suspendido la tarea en el hogar. Consideran que en la infancia es muy importante el tiempo de ocio creativo, el momento de juego, distensión y sociabilización. Valoran que los niños estén contentos y se encuentren con sus pares a jugar y guiarse por la curiosidad.

Podemos observar que la atención está puesta en construir buenas relaciones con uno mismo desde un lugar de amor y aceptación, con los otros y con nuestro entorno. Esto pone en evidencia que no son tanto las cosas como la forma en la que nos relacionamos con ellas lo que puede acercarnos a mayores niveles satisfacción. Y no significa que debemos renunciar a metas que suponen grandes desafíos de desarrollo personal, sino que nos muestra que podemos aventurarnos en esa dirección y disfrutar de ello, sabiendo que es sólo una experiencia que estamos creando para realizar un aprendizaje, y la felicidad no depende de ello. Esto nos empodera y al mismo tiempo nos libera de toda falsa expectativa.

 

Algunas recomendaciones prácticas para crear bienestar y salud en nuestras vidas:

-Experimentar alegría y gratitud por el hecho de estar vivos y poder acompañarnos en nuestros aprendizajes.
-Acompañarnos en los momentos difíciles.
-Resolver juntos situaciones conflictivas.
-Crear en el hogar ambientes cálidos, serenos, receptivos.
-Construir vínculos de confianza e intimidad .
-Disfrutar de la naturaleza, cuidarla y respetarla.
-Cuidar de nuestro cuerpo a través de una alimentación sana y ejercicio físico como una forma de amor y respeto hacia nosotros mismos.
-Crear momentos de ocio y relajación.
-Hacer algún aporte a nuestra comunidad como una forma de cuidado y gratitud.

Tal vez esta sea otra forma de transitar la vida; tal vez podamos ir acercándonos a la tan anhelada felicidad través de pequeños actos de la vida cotidiana, creando así, las condiciones de confianza y seguridad básica que nos permitan alcanzar mayores niveles de satisfacción y bienestar, sentando las bases de una nueva forma de ser en el mundo para las próximas generaciones.

 

Cada vez más, las investigaciones van demostrando la relación entre la mayoría de las enfermedades y la inflamación. La inflamación es un signo de desarmonía del organismo, que muchas tradiciones ancestrales como la medicina china y el Ayurveda tomaban en cuenta, orientándose hacia la prevención y detección de desequilibrios mucho antes de que se manifieste la enfermedad. Recién en los últimos años, la medicina occidental con enfoque integrativo ha empezado a considerarla seriamente.

Algunas de las enfermedades relacionadas con la inflamación son: fibromialgia, fatiga crónica, artritis, cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad, enfermedad celíaca, alergias, intestino irritable, eczema, psoriasis, asma, incluso muchas enfermedades consideradas psicológicas como trastornos de ansiedad, algunos casos de autismo, hasta esquizofrenia.

La causa de la inflamación todavía está en discusión, sin embargo, hay investigaciones muy serias que relacionan la inflamación con la salud del intestino. Un aumento en la cantidad de microorganismos dañinos y una disminución o insuficientes microbios benignos -llamados probióticos- podrían estar generando una inflamación silenciosa sin que nos demos cuenta.

El desbalance de la flora intestinal puede aumentar la permeabilidad de las paredes del intestino permitiendo que bacterias dañinas, toxinas, desechos, alimentos no digeridos, hongos, y parásitos pasen al torrente sanguíneo y de allí se dirijan a distintas partes del organismo, provocando inflamaciones crónicas, debilitamiento del sistema inmune por agotamiento, y finalmente desencadenamiento de enfermedades graves.

Entre las principales causas del desbalance de la flora intestinal, encontramos:

-El uso indiscriminado y excesivo de antibióticos.
-El exceso de sustancias tóxicas en los alimentos
-Malos hábitos alimentarios
-Dietas muy altas en proteínas animales.
-Pastillas anticonceptivas
-Consumo excesivo de analgésicos
-Altos niveles de estrés.

Lo bueno es que podemos bajar los niveles de inflamación, de la siguiente manera:

-Ayudando a nuestro cuerpo a mejorar la digestión y restablecer el equilibrio de la flora intestinal.
-Mejorando la dieta.
-Consumiendo más productos orgánicos libres de pesticidas.
-Reduciendo los productos industrializados que contienen colorantes, conservantes, antibióticos.
-Evitando  aquellos alimentos a los que tenemos mayor sensibilidad ya que activan en exceso el sistema inmune provocando alergias.
-Reduciendo el consumo de carnes inflamadas, cuidando de que sean de pastoreo o de animales salvajes.
-Consumiendo más alimentos fermentados como kefir, kombucha, chucrut no pasteurizado preparado con sal marina o del Himalaya.
-Evitando beber durante la comida ya que el líquido diluye las enzimas digestivas.
-No sobrecargando el estómago con alimentos, es mejor repartirlo por lo menos en tres comidas diarias.
-Desayunando  bien.
-Comiendo por lo menos dos horas antes de acostarse.
-Comiendo lo más tranquilo posible y dándose el tiempo necesario
-Masticando bien, ya que el proceso digestivo comienza en la boca.
-Si fuera necesario incluir algún suplemento probiótico que contenga más de 50.000 bacterias, sin que falten lactobacilus y bifidobacterium bifidus.
-Consumiendo vinagre de manzana fermentado para ayudar al cuerpo a producir ácido clorhídrico (evitar esto en caso de úlcera).
-Realizar actividad física.

Sin duda si tomamos una actitud proactiva con respecto a nuestra salud y realizamos algunos cambios en nuestros hábitos, estaremos favoreciendo ampliamente nuestro bienestar integral.

Si querés saber más, conocé mi programa de Salud Integral.

 

El estilo de vida actual nos expone a un bombardeo de toxinas tanto materiales como sutiles, externas e internas que está produciendo graves trastornos para la salud.

Naturamente el cuerpo, genera toxinas que pueden eliminarse a través de la respiración, la transpiración, la orina y el sudor. Pero si las toxinas no son rápidamente neutralizadas se corre el riego de que busquen alojarse en el tejido graso del cuerpo, especialmente en el cerebro ocasionando serios trastornos neurológicos.

Se sabe que el proceso de alimentación, digestión, absorción y transporte de nutrientes a través de la sangre son procesos muy costosos para el cuerpo. Las moléculas de los alimentos que han sido descompuestos en pequeñas piezas deben ser absorbidas a través de la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo y de allí es transportado a distintos lugares del cuerpo para ser asimilados por las células. Estas lo usan para las reacciones químicas y para cumplir funciones estructurales. Mientras este proceso ocurre, el proceso de detoxificación funciona pero de una manera muy lenta. Así las toxinas que se fueron depositando en los distintos tejidos fueron irritándolos y esto provocó que las toxinas se recubrieran con una mucosidad para amortiguar la irritación, a la espera de la señal para su eliminación nuevamente al sistema circulatorio una vez que se detiene el proceso de digestión.

Hay técnicas para favorecer la eliminación de toxinas desde el intestino, desde el sistema renal, pulmonar, de la piel y emocional , que brindamos en el Programa de Bienestar Integral y Detox. Pero lo fundamental es comprender la importancia de «parar» de consumir alimentos, y extenderlo a prácticamente todas las áreas de la vida para que el proceso de detoxificación pueda desplegarse completamente. Lo mismo ocurre por ejemplo durante el sueño donde el cuerpo utiliza la energía disponible para la reparación y el descanso ya que no tiene que ser utilizada para otras actividades. Parar no es algo que esté muy facilitado en nuestra sociedad, y sin embargo es esencial para el mantenimiento de la vida; en el  cuerpo es necesario que ciertos mecanismos se «apaguen» para que otros puedan «encenderse».

El solo hecho de detenerse y poner la atención especial en el cuidado del cuerpo y la mente activa el proceso de detoxificación.

Allí donde la conciencia se asienta es donde aparece la posibilidad de darse cuenta de lo que está ocurriendo mientras está ocurriendo. Allí aparece la oportunidad de captar señales más sutiles que envía el cuerpo y es de fundamental importancia aprender a escucharlas para poder atender a las necesidades en todos los niveles, y así poder realizar los cambios que sean necesarios para volver a alcanzar el equilibrio. Cuando se abre ese espacio de captación más sutil existe la posibilidad de elegir las mejores opciones posibles relacionadas con la salud y el bienestar.

 

 

Cuántas veces nos hemos propuesto cambios y nos hemos encontrado frente a la dificultad de realizarlos o hemos sentido que todos nuestros esfuerzos eran en vano. Las neurociencias tienen una explicación que no solo nos permite comprender con mayor claridad el proceso del cambio sino que también nos ofrece algunas claves para poder transitarlo con mayor facilidad y mejores resultados.

Para comenzar deberíamos lograr quitarle el valor de real a aquello que llamamos “realidad”, comprendiendo que aquello que nosotros llamamos «realidad» es solo la interpretación que hemos hecho de los acontecimientos y las cosas. La misma surge de creencias conscientes o inconscientes que hemos adquirido durante la vida, especialmente durante los primeros años, y que en su mayoría, fueron transmitidas por nuestros padres, maestros o la cultura en la que vivimos, y que sirven para dar significado al entorno. Son generalizaciones creadas a partir de experiencias individuales o colectivas que funcionan como certezas, marcos de referencia que sustentan nuestros valores y principios, mandatos que se activan automáticamente de forma inconsciente, ya que el cerebro recorre un circuito neurológico preexistente.

Pero nuestras percepciones también están condicionadas por nuestro sistema de creencias; percibimos el mundo de acuerdo a la mirada que tenemos, a las lentes que usemos; de esta manera, son  las creencias las que nos condicionan neurológicamente a ver el mundo de una determinada manera. Todas nuestras elecciones y acciones están condicionadas por nuestras creencias.

Cuando los resultados de nuestras elecciones o acciones comienzan a ser insatisfactorias, nos encontramos frente a la necesidad de realizar un cambio. Todo cambio requiere mucha energía. El cerebro utiliza los circuitos de menor costo energético para resolver las cuestiones de la vida cotidiana o hábitos por eso lo hace en automático. Sin embargo, cuando necesitamos realizar cambios, estás se transforman en obstáculos. Todo cambio supone mas, una toma de conciencia de la necesidad de cambio y reconocimiento de que las creencias inconscientes nos condicionan, que una cuestión de voluntad. Si desconocemos estos condicionamientos muchas veces nos encontraremos saboteando el proceso y frustrándonos ya que estos patrones inconscientes intentarán imponerse para asegurar la supervivencia.

 

Estas son algunas recomendaciones que nos permitirán realizar cambio que deseamos más fácilmente:

1- Reconocer cuando alguna situación nos resulta insatisfactoria y nos hemos vuelto demasiado funcionales.

2 -Decidir salir de la comodidad del automatismo para abrazar el cambio.

3- Desarrollar una clara visón de hacia dónde nos queremos dirigir y qué queremos crear para nuestras vidas.

4- Detenernos a observar cuáles son las creencias inconscientes sobre nosotros mismos y nuestro entorno que más condicionan nuestras acciones y percepciones.

5- Cuestionar las creencias.

6- Cambiar las creencias permitiéndonos crear nuevos circuitos neuronales.

7- Comenzar a realizar algunas pequeñas acciones que nos permitan «fijar» estos nuevos circuitos neuronales hasta que se transformen en hábitos más eficaces.

 

Facilitamos enormemente el proceso de cambio cuando involucramos la conciencia y actualizamos nuestras creencias. Ampliamos así nuestras posibilidades de ir acercándonos a la realización de nuestros sueños y alcanzar mayores niveles de bienestar y satisfacción.

 

La terapia integrativa sirve de gran ayuda para afrontar los cambios y mantener la voluntad hacia los mismos, puesto que el objetivo es posibilitar que las personas alcancen mayores niveles de integración, realización y plenitud.

«En un cristal tenemos la clara evidencia de un principio formativo de la vida, y a pesar que no podemos entender la vida de un cristal, es un ser viviente.» Nicolás Tesla

Todas las civilizaciones antiguas reconocieron las propiedades curativas de los cristales y las gemas preciosas. Tanto la medicina china como el Ayurveda que datan de más de 5.000 años, usaban las gemas poniéndolas en puntos específicos del cuerpo para activar, armonizar o equilibrar esa zona o ese órgano. Ellos tenían una clara comprensión de cómo el campo electromagnético de los cristales interactúa con los del ser humano.

Los cristales de cuarzo sirven para recibir, almacenar, emitir e incrementar la potencia de la energía. Por ello se utiliza en la actualidad en cirugía microscópica por láser, en aparatos de ultrasonido, en pantallas del ordenador, en celulares, relojes condensadores, almacenar y transmitir energía.

El cuarzo tiene la habilidad de producir impulsos eléctricos y genera el mismo tipo de electricidad que el cuerpo humano.

Tanto el agua como el cuarzo vibran a una similar frecuencia que el cuerpo humano que es un 70% agua, silicio y oxígeno, parecido a la estructura del cristal de cuarzo.

Este tiene la capacidad de transmitir al ser humano iones negativos que equilibran las células del organismo. Al estar en contacto con el cuerpo entran en resonancia creando un campo de vibración más amplio. El sistema nervioso capta dichos cambios y lo transmite al cerebro, que a su vez, estimula cambios bioquímicos que afectan al cuerpo físico.

El cuarzo potencia la capacidad de autocuración del ser humano.

Permite a la mente experimentar estados de paz y serenidad.

Libera al cuerpo de negatividad.

Permite el desarrollo de la intuición.

Por su capacidad para recibir y almacenar información resultan grandes aliados en el proceso de cambio y expansión de la conciencia.

 

En el taller Celebrando lo femenino profundo aprenderemos a activar y programar los cristales con intensiones para que nos asistan en el proceso de materialización de nuestros sueños. Las esperamos!

Para muchas culturas, las artes amorosas eran una manera de rejuvenecer y obtener longevidad. El concepto de “inmortalidad” es muy importante y por eso, las prácticas que cultivan la longevidad tienen un rol protagónico historicamente. Las mujeres nacidas en el linaje taoísta -el sistema filosófico y religión que tuvo su origen en China en las ideas del filósofo Laozi que se caracteriza por creer que existe una solidaridad absoluta entre el hombre y la naturaleza, puesto que ambos concuerdan perfectamente y tienen un sustrato común- como magas, monjas y sacerdotisas taoístas, ademas de emperatrices y concubinas de los emperadores chinos, realizaban prácticas impartidas por Mantak Chia, específicamente usaban los huevos Yoni para cuidar, rejuvenecer y mantener los órganos reproductivos fuertes y flexibles, con el tono adecuado, además de trabajar el autoerotismo y empoderamiento femenino.

Los ejercicios con los huevos de Yoni tienen repercusiones en todos los niveles del Ser: en los planos físico, mental, emocional y energético, y traen muchos beneficios:

  • Tonificar el útero.
  • Despertar las corrientes energéticas del útero.
  • Tomar conciencia de la anatomía de tu vagina conectando con los anillos involucrados en su estructura.
  • Despertar, tonificar y/o relajar los anillos musculares vaginales.
  • Reprogramar la memoria celular en el Yoni y crear nuevas redes neuronales más amorosas y flexibles.
  • Tomar conciencia que el suelo pélvico forma parte de tu diafragma respiratorio.
  • Estimular las glándulas de Bartolino, aumentando naturalmente tu capacidad de lubricación.
  • Sanar y/o mejorar resequedad vaginal.
  • Recuperación postparto.
  • Aprender a relajar el suelo pélvico.
  • Mejorar y sanar vaginismo e incontinencia.
  • Despierta tu potencial de placer

 

Las piedras de Obsidiana (de lava volcánica condensada y cristalizada), son una poderosa técnica de la antigua China de sanación uterina y del femenino, que trabaja borrando recuerdos dolorosos que pudieron haber quedado enquistados en la zona uterina y produjeron bloqueos energéticos o desequilibrios ginecológicos. Con la técnica del huevo vaginal se sanan las memorias emocionales-sexuales que se encuentren en el interior de la vagina, útero y ovarios. Y ayuda a conectar con la tierra favoreciendo al empoderamiento a través de la seguridad y confianza que brinda el hecho de estar bien enraizadas, con “los pies en la tierra”.

  • Sanación de memorias emocionales albergadas en la zona uterina.
  • Colabora en la sanación de desequilibrios ginecológicos, siempre dentro de un contexto de medicina natural.
  • Ayuda a empoderar, brinda seguridad, confianza y auto-determinación.

 

En el taller Celebrando lo Femenino Profundo les contaremos sobre las dos técnicas.

Obst. Liliana Pogliani

Pensando en la crisis educativa que atraviesa nuestro país y en la reciente masiva manifestación de docentes me puse pensar y a tratar de entender de qué se trata esta crisis y cuáles son las oportunidades que se nos presentan y que mucha veces pasan desapercibidas.

Ante todo, como sociedad deberíamos poder pensar realmente qué queremos para nuestro país, para luego poder llevar adelante nuestra visión con la mayor coherencia posible. Preguntarnos para qué la educación?; ¿queremos un pueblo sumiso, analfabeto y fácilmente manipulable?, ¿preferimos un país competitivo y superproductivo pero con altos niveles de depresión, trastornos de ansiedad y enfermedades varias o apostamos a un país próspero con individuos altamente calificados exitosos y felices?. Alguna vez los gobiernos realmente se han preocupado por la felicidad de sus habitantes. Acaso hemos creado esa posibilidad en nuestras vida individual y colectiva?

Ya conocemos muchos países que se alinean con la primera opción, otros han logrado ser muy prósperos pero con un costo muy alto para la salud de la población. Sin embargo se de uno que se está animando a intentar otras opciones y está permitiendo romper alguno de los paradigmas que parecían incuestionables.

 

Encontré que Finlandia ocupa el primer puesto en educación primaria y educación superior . Esto es consecuencia del gran interés que este país ha puesto en la educación proporcionando a las personas la habilidad para adaptarse muy rápidamente a un entorno cambiante y sentando las bases para obtener altos niveles en tecnología e innovación.

Las claves fundamentales para que Finlandia ocupe un primer puesto en educación son:

-Cada colegio tiene autonomía para crear sus programas según las necesidades y características de la población.
-La educación es gratuita e igual para todos.
-Todos los materiales y los alimentos son gratuitos.
-Especial cuidado en la integración de la familia, la escuela, y los recursos socioculturales.
-Hay sentido de responsabilidad, disciplina y esfuerzo.
-Finlandia invierte un 6.8% del PBI en educación.
-La estabilidad del sistema educativo está asegurada aunque cambien los gobiernos.
-Los docentes son muy valorados y gozan de gran prestigio.
-Los niños comienzan la escolarización a los 7 años, a esta edad ya están maduros intelectualmente para
asimilar y comprender.
-Durante los 6 primeros años de primaria tienen el mismo maestro, que cuida que todos los niños sean incluidos y atiende a las necesidades de cada uno a quien conoce muy bien.
-Se le da mucha importancia a la estabilidad emocional y seguridad básica.
-La atención es personal y dedicada a cada chico.
-Hay menos horas lectivas. Se entiende que si los niños están cansados no pueden aprender.
-No hay deberes. Así los niños tienen tiempo para jugar, desarrollar habilidades sociales, investigar de acuerdo a su interés y experimentar.
-Se prioriza la creatividad en lugar de la memorización.
-Es más importante aprender a pensar.
-Se fomenta la participación trabajando en grupo.
-Se cuida que el ambiente sea relajado y tolerante.
-El profesor tiene el desafío de renovarse y tener la atención de los niños.

Tal vez esta crisis nos brinde la oportunidad de plantearnos con honestidad qué país queremos y a partir de ello podamos definir políticas innovadoras en materia de educación que realmente nos conduzcan hacia dónde deseamos llegar como sociedad. Como diría Harry Skog, secretario de educación de Finlandia en el 2006 «La educación es la llave para el desarrollo de un país»

Todo cambio supone abandonar lo viejo conocido y abrazar lo nuevo. Nuestro sistema percibe este proceso como una amenaza, ya que al no poder reconocer lo nuevo, lo experimenta como algo ajeno y lo interpreta como peligroso. Es por esto que todo cambio genera en principio una resistencia y para que éste ocurra debe atravesarse esta resistencia posibilitando el proceso de adaptación, condición necesaria para la vida.

La psicología y las neurociencias nos están ayudando a comprender los mecanismos involucrados en él y nos brindan nuevas herramientas para que podamos acompañar el proceso con el menor costo posible.

 

Qué pasa en el cerebro cuando es necesario cambiar?

La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro de reorganizar y modificar funciones para poder adaptarse a los cambios internos y externos. Esto es posible a través de la creación de nuevos circuitos neuronales que nos permitan afrontar los desafíos exitosamente e ir borrando los que ya no sirven, o al menos debilitándolos. El cerebro necesita una compleja red neuronal que conecte las principales áreas sensoriales y motoras, que tenga la capacidad de ir asimilando momento a momento nueva información, y que pueda hacer los ajustes necesarios creando nuevas conexiones sinápticas.

Cuando es necesario un cambio aparecen dos dificultades importantes que pueden demorarlo o impedirlo: por un lado el cerebro siempre va a recurrir primero a los circuitos conocidos que conforman los hábitos ya que tratará de gastar la menor cantidad de energía posible (y todo cambio supone un altísimo costo de energía, y por otro lado, cuando nos enfrentamos a un desafío, el cerebro lo vive como una situación peligrosa porque no la puede reconocer y representa una gran incertidumbre; se encienden de esta manera los mecanismos del estrés activando especialmente la amígdala, un órgano del cerebro encargado de procesar el miedo y se desactivan otros órganos de la certeza prefrontal que nos permitirían poder tomar las decisiones más adecuadas planificando las acciones. La respuesta que se presenta ante el estrés provocado por la incertidumbre es del tipo «ataque o huida». Y los síntomas más habituales son disminución de la capacidad para pensar racional y creativamente, repetición de conductas conocidas, irritabilidad, ansiedad, miedo, agresividad. Sólo cuando baja la percepción de la amenaza y logramos calmar la amígdala es que podemos contar con la corteza prefrontal. Esto nos permite elegir las mejores respuestas habilitando la capacidad de planificar, tener mayor visión, creatividad, mejor resolución de problemas, cálculo, lenguaje y razonamiento lógico.

 

Cuál es la mejor manera de afrontar los cambios?

En principio no hay una única manera ya que cada persona tiene distintas formas de hacerlo de acuerdo a sus características singulares, pero es muy importante registrar cuáles son las necesidades de cada uno ante situaciones de estrés y respetarlas. Es importante saber que el cuerpo va a estar necesitando cuidados especiales ya que el costo energético y la tensión a la que va a estar sometido es mayor. Por lo tanto es fundamental:

1- Cuidar la alimentación, cuanto más orgánicos mejor para que el cuerpo no este gastando mucha energía tratando de liberarse de las toxinas.

2-Respetar las horas de sueño y descanso, para que haya una adecuada recuperación de la energía.

3-Hacer ejercicio regular para tener una buena oxigenación y un adecuado funcionamiento de todo el organismo, además de una buena forma de eliminar toxinas.

4-Realizar alguna técnica de meditación o respiración, que tiene un efecto directo sobre la amígdala: la aplaca y favorece el desarrollo de la corteza prefrontal.

5-Beber por lo menos 2 litros de agua durante el día, para hidratar el cuerpo y mejorar el funcionamiento del cerebro.

6-Crear una red de afectos para sentirse contenido en momentos de mayor incertidumbre.

7-Parar por momentos las actividades habituales y darse un tiempo para visualizar hacia dónde orientar el cambio.

8-Definir claramente las metas.

9- Pensar las acciones correctas para poder cumplir con las metas.

10- Revisar el sistema de creencias de manera tal de poder detectar contradicciones que demoren o impidan el cambio deseado.

Muchas veces somos nosotros los que estamos necesitando los cambios y vamos con entusiasmo hacia ellos pero otras veces la vida nos pone frente a la necesidad de adaptarnos a las circunstancias que no podemos modificar. Sin dudas, si tomamos en cuenta estas recomendaciones, estaremos mejor preparados para afrontarlos y además reduciremos las consecuencias negativas que el estrés podría provocar si se hiciera crónico, permitiéndonos acompañar los cambios con menor resistencia y mayor fluidez.

 

La terapia integrativa sirve de gran ayuda para afrontar los cambios puesto que el objetivo es posibilitar que las personas alcancen mayores niveles de integración, realización y plenitud.

La nueva psicología encuentra sus fundamentos en los últimos descubrimientos de las  neurociencias, la física cuántica y la epigenética. A partir la nueva visión que viene de la mano de la ciencia, se han ido desarrollando técnicas muy efectivas y rápidas para la resolución de distintas patologías, traumas, estrés y diversos síntomas. 

De una manera más sencilla podemos acceder a la mente subconsciente donde residen los recuerdos traumáticos, las creencias negativas y limitantes. Al acceder a ellas, podemos liberar la carga emocional asociada y transformar las creencias en otras más positivas. Al liberarnos de las creencias autolimitantes tenemos la oportunidad de hacer elecciones que nos permiten un mayor desarrollo de nuestro potencial. 

Algunas de las técnicas utilizadas:

TdeA EMDR/ Movimientos oculares, descensibilización y reprocesamiento: 

Es un método nuevo y poderoso de hacer psicoterapia, que ha ayudado a miles de personas de todo el mundo en diferentes cuadros clínicos, trastornos de personalidad y traumas. Su herramienta fundamental es la estimulación sensorial bilateral, que acelera las funciones de procesamiento de la información disfuncional en el cerebro estimulando el intercambio de información entre ambos hemisferios. 

Técnica de memoria celular. Método Goncalvez ®:

Esta técnica facilita el abordaje de la memoria celular desde la actualidad hasta varias generaciones anteriores, la etapa intrauterina, los primeros años de vida o cualquier momento donde se encuentre la raíz del problema. Y al mismo tiempo ofrece la solución al conflicto. Este método rápido y efectivo permite reconocer recursos internos que mejoran la autoestima, el reconocimiento de recursos internos, el desbloqueo de traumas, la transformación de creencias negativas en positivas y la habilidad de liberarse de patrones o esquemas autolimitantes, brindando la posibilidad de explorar mejores opciones para la vida. 

Está técnica es efectiva especialmente para desbloqueos, situaciones traumáticas, estrés emocional, fobias, ataques de pánico, inhibiciones, dificultades en la comunicación, falla en la memoria, exceso de peso, trastornos del sueño, cambio de hábitos nocivos, mejoras en nuestra forma de relacionarnos con los otros, problemas de aprendizaje.

Psych-k ®:

«Debemos cambiar las percepciones que tenemos en el subconsciente para cambiar la realidad». Dr. Bruce H. Lipton.

Un balance de psych-k es un proceso diseñado para crear una identificación equilibrada con ambos hemisferios del cerebro. Este estado de cerebro integrado es ideal para la reprogramación de la mente con nuevas creencias más positivas, que además permite reducir el estrés no deseado y facilita el proceso de acceso al máximo potencial de responder ante cualquier desafío de la vida. 

Mas información y solicitud de sesiones

 

Hay sistemas y formas de pensamiento que ya no nos sirven para resolver los distintos problemas sociales, por eso se nos presenta la oportunidad este despertar a gran escala.

 

 

Emergencia espiritual es un término que define una etapa crítica y experimentalmente difícil de profunda transformación psicológica. Un momento de crisis dentro del proceso de despertar espiritual. Éste puede tomar la forma de estados no ordinarios de conciencia e involucrar pensamientos inusuales. Pueden aparecer miedos, sentimientos de soledad, vacío, sensación de estar perdiendo el sentido de realidad o incluso sensación de despersonalización.

Estas crisis evolutivas y de crecimiento irrumpen afectando la vida cotidiana y nuestras relaciones, generando gran perturbación, incomodidad y muchas veces dolor. Es cuando las defensas se debilitan y el «yo» da lugar a la irrupción de contenidos inconscientes que el proceso se vuelve más crítico, pero al mismo tiempo, se abre la oportunidad de la transformación. La intensidad y duración del mismo depende de las personas, sus circunstancias y la interpretación que haga de las mismas.

Esta experiencia está causada por nuestra alma que empuja desde las profundidades y busca expresarse más plenamente destruyendo viejos patrones, buscando nuevos y más amplios recipientes o estructuras que la contengan. Dando así espacio a una nueva identidad o percepción de la realidad más expandida e integrada, una forma más plena de ser.

La emergencia espiritual puede ser comprendida como una complicación en un proceso evolutivo natural. Lo normal sería un gradual devenir en el desarrollo. Pero lo que distingue a la «emergencia espiritual» es justamente su aparición súbita, aguda y total que se presenta como una crisis vital.

Lamentablemente el modelo médico tradicional no toma en cuenta la dimensión espiritual, la excluye completamente de sus definiciones.

 

Situaciones que pueden desencadenarla:

.accidentes
.parto
.enfermedades graves
.falta de sueño
.ayunos
.alguna enfermedades grave
.la muerte de un ser querido
.experiencias y emociones intensas
.estrés físico
.prácticas o disciplinas espirituales intensas.

 

¿Por qué este es un tema de interés en este momento?

Sin dudas este es un tiempo muy interesante en lo que respecta al desarrollo humano, como nunca antes en la historia se le presenta a la humanidad oportunidad este despertar a gran escala. Y esto se relaciona con la crisis a nivel mundial que estamos enfrentando, en la que vemos que hay sistemas y formas de pensamiento que ya no nos sirven para resolver los distintos problemas tanto sanitarios, como educativos, económicos y medio ambientales. Para resolverlos tenemos que poder pensarnos a nosotros mismos y a la realidad de otra manera, nuestro punto de vista debe cambiar.

Comprender de qué se trata la emergencia espiritual nos permite crear redes humanas conformadas por terapeutas entrenados, familiares, amigos que contengan dichos procesos. En definitiva, fortalecer los lazos, aprender a cuidarnos y a vivir en comunidad.