Nuevo Círculo
Abriéndonos a lo Nuevo

Este nuevo Círculo de mujeres que realizaremos a mitad de diciembre de forma presencial en La Taína, intenta cerrar el año dándonos el momento de reflexión y balance:

  • Nos disponemos a ver cómo nos fue en base a lo que nos habíamos propuesto.
  • Qué quedó pendiente.
  • Qué quiero cambiar, soltar porque no me hace sentir a gusto ni alineada con quien quiero ser en mi vida.
  • Definir qué tengo que hacer para lograr lo que me proponga. Qué necesito para mi cambio y llegar así a lo que quiero. Cómo pedir ayuda o qué recursos incorporar.

Es importante darnos un tiempo de meditación y reflexión para definir cómo estoy, a qué he llegado y cómo he llegado, qué deseo cambiar para alinearme mas con mi proposito, bienestar y lo que expresa mas amor y felicidad hacia mi misma.

Este momento es para darme cuenta dónde estoy desde un lugar muy amoroso, entendiendo que hice todo lo que pude, y con una mirada que permita el aprendizaje desde el mayor respeto hacia mi misma.

Próximo círculo: sábado 17 de diciembre en Uruguay

Dejanos tus datos para recibir información sobre el próximo Círculo de Mujeres

Próximo círculo: sábado 17 de diciembre en Uruguay

0Semanas0Dias0Horas0Minutos0Segundos

CIRCULO DE MUJERES

Los Círculos de Mujeres son encuentros de mujeres en los que meditamos centradas en el corazón, y nos disponemos a sanar nuestras relaciones con nosotras mismas, con los otros y con el entorno. Se realizan desde la profundidad, desde la felicidad y el placer, la coherencia y a integración.

Entramos en resonancia con aquellas mujeres que se reunían en círculos en el pasado a realizar este ritual de sanación, de potenciación de la feminidad, activación de la capacidad creativa, e integración de la energía femenina y masculina a través del amor incondicional, llevando bienestar y felicidad a todos los niveles de la vida.

“Todo comenzó con un sueño. Estaba yo en una cueva y aparecía delante de mí un Círculo de ancianas indígenas, sentadas alrededor del fuego, que me invitaron a entrar al Círculo para ocupar mi lugar. Al unirme a ellas sentí una gran paz, un indecible bienestar. Era como si mi alma hubiese llegado a casa. Sus miradas transmitían esa hondura y esa complejidad interrelacionada que sólo el silencio puede reflejar. Mi cuerpo estalló en una suerte de éxtasis, como si no pudiese sostener toda esa energía y de pronto advertí que estaba volando en espiral. Así comenzó el Círculo de Mujeres 20 años atrás, y como todo lo que se ha creado en este mundo, fue a través de un sueño, una visión”. Liz Alcalay de su libro El Regreso al Círculo Sagrado.