Entradas

¿Es posible la libertad para el ser humano?

¿Es posible la libertad para el ser humano? Posiblemente sea el tema para los tiempos venideros.

El tema de la libertad es un tema muy basto y se puede abordar desde distintos lugares. Hay capas y capas de realidad que están siempre condicionadas naturalmente por nuestra experiencia. La diferencia radica en darnos cuenta de que en cada accion hay una creencia que nos condiciona inconscientemente.

Desde la psicología es interesante descubrir las claves sobre la realidad que nos vamos construyendo. Para los budistas, la libertad nos diferencia de los animales que se manejan desde el instinto. La alegoría de la caverna de Platón (Grecia año 350AC) viene a ser un paralelismo en la que los niños criados en una caverna con sus necesidades básicas cubiertas solo veían lo que proyectaba en la pared el fuego encendido, pero una vez, uno pudo escapar de la cueva y ver tanta luz, contempló una nueva realidad con nuevos objetos. Al compartirlo con los otros niños en la cueva, éstos no pudieron comprender ni aceptar la nueva verdad porque jamás la habían visto ni contemplado.

La realidad en la que uno está inmerso es la única realidad que conocemos y aceptamos.

¿Qué condiciona nuestras creencias? Aún cuando creemos que somos libres, ¿somos realmente libres?

Venimos condicionados desde siempre. La libertad es la posibilidad de elegir quiénes somos auténticamente.

Biología

La primer caverna es el vientre de nuestra madre. Nuestra genética limita o habilita ya por la raza, nuestros antepasados, las reacciones químicas que vienen de nuestro ambiente… entre tantos otros factores.

Expectativas familiares

De manera inconsciente, las expectativas de mamá y papá conforman el yo y una identidad, que es adaptativa porque cambia según la aprobacion y felicidad de los padres. Cuando somos niños la aprobación de nuestros padres asegura la supervivencia.

Cultura

La cultura tiene sus costumbres, rituales, características singulares en la que uno está inmerso desde el naciemiento, y que condiciona el quehacer.

Pertenencia al grupo

Gestos, palabras, elecciones son elegidos para pertenecer al grupo, especialmente en la adolescencia. Por lo que no se elige libremente.

Publicidad

Las comunicaciones masivas condicionan el comportamiento humano porque intentan convencernos de que tal o cual verdad, producto y hasta político soluciona los problemas para todo el mundo.

Creencias

Armamos nuestra realidad a través de nuestras creencias. Todo lo que creemos lo armamos desde nuestra experiencia de manera insconsciente.

Permanecer es esta cueva segura, en la que construimos nuestra realidad, es una elección.

La educación, crecer, transitar la vida con sus nuevos desafíos, nos lleva a darnos cuenta que el mundo que hemos creado ya no resuelve muchas veces, por lo que nos adaptamos y evolucionamos a las nuevas realidades, utilizando nuevas herramientas y recursos cerativos para generar respuestas nuevas a esas situaciones nuevas.

Estamos despertando a un nuevo mundo. Podemos pensar y soñar juntos para crear una nueva realidad que nos resulte emocionante. No dar por hecho lo dado o el plan imperante. Todo puede ser puesto en duda y replanteado según los sueños y deseos.

El miedo

La incertidumbre genera miedo. Pero estamos desafiados y tendremos que abrirnos a la ayuda para atravesar ese miedo y desarrollar recursos para crear las condiciones para que salga nuestro potencial. Si el miedo nos paraliza necesitaremos empoderarnos.

Crisis

Toda crisis pone en juego nuestras inseguridades, temores y angustia. Podemos deprimirnos, enojarnos… pero confiar en que el universo va a ir trayendo las ayudas es la clave. La humildad es lo que aflora, y lo que nos lleva a la aceptacion, y asi, a la asimilacion de la libertad.

Pasos para la libertad

  1. Darnos cuenta que somos esclavos. No somos totalmente libres. Pero siempre podemos salir de esta situacion dándonos cuenta que hay otras posibilidades y realidades.
  2. Tomarnos un tiempo para ver qué creencias condicionan nuestros pensamientos y acciones.
  3. Comprender cómo se implantan esas creencias, para rescatarlas y modificarlas. Aprender cómo funciona nuestra mente para disolver la influencia de lo negativo, e implantar lo positivo. Neurológicamente estamos habilitados a desarrollar ciertas áreas del cerebro para desprogramarnos. Las prácticas meditativas sirven para desidentificarnos de condicionamientos limitantes.
  4. Empoderarnos, animarnos a fracazas y equivocarnos o a que las cosas no salgan como pensamos. Y ganar confianza al acertar.
  5. Desarrollar actividades que nos permitan aumentar la creatividad, como poder imaginar una vida mejor, un nuevo mundo. Si yo no lo hago, otro lo hará por mi.
  6. Conocer tus derechos. La historia de la humanidad tiene que ver con esto, puesto que personas del pasado han dejado su vida para que hoy podamos ser más libres o tener una vida en democracia.
  7. Poner el foco en nuestra intención. Pensar qué queremos para nuestra vida, y desde la amorosidad elegir los valores que van a honrar nuestra vida, aceptando lo que se presente.
  8. Asumir la propia autoridad, teniendo la autonomía para escuchar acepando y amando eso, y elegir sabiendo lo que es bueno para nosotros.

El aspecto más importante es darnos cuenta de lo condicionada que está la mente. Y entrar en el insconsciente para alcanzar mayores niveles de libertad. Crear animándonos a ensayar nuevas posibilidades y respuestas.

Trauma

Trauma

Del gr. τραῦμα traûma ‘herida’.

1. m. Choque emocional que produce un daño duradero en el inconsciente.

2. m. Emoción o impresión negativa, fuerte y duradera.

Diccionario de la lengua española.

Lo traumático de una experiencia no está tan relacionado con el hecho en sí, como con nuestra interpretación de los hechos. En la interpretación interviene nuestro sistema de creencias y valores. Éstos a su vez, actúan sobre nuestras emociones y desde allí intentamos dar respuesta.

Si pasamos por una experiencia traumática con un alto impacto emocional, lo más probable es que ese impacto se vea reflejado en nuestro cuerpo. El centro energético próximo a esa zona se cerrará a modo de defensa o se debilitará. El impacto de la intensidad emocional involucrado puede generar un corte energético que disminuye nuestra vitalidad.

Para poder absorber y asimilar las experiencias de la vida o que nosotros mismos nos provocamos, necesitamos un tiempo de adaptación. Esto supone una transformación interna. Cuanto más rígidos seamos y más inflexible sea nuestro punto de vista, más difícil será esa adaptación.

A mayor resistencia, mayor sufrimiento. Por eso cada experiencia traumática es una oportunidad para revisar nuestras creencias sobre nosotros mismos, los otros, la vida en su totalidad y como nos relacionamos con ella.